Compartir en facebook->> Compartir en FB
Ads next

Historia de la Lengua en República Dominicana


Historia de la Lengua en República Dominicana
El asentamiento español de 1492 tuvo gran influencia en la cultura y el idioma dominicano. El dialecto dominicano en general tiene varias similitudes con el dialecto andaluz. Esto es debido a que las flotas que partían en expediciones hacia América se organizaban en Sevilla, pero provenían de puertos andaluces.

Dentro del español dominicano también existen exoticismos que dicen provenir de los esclavos africanos (en este caso entonces denominado africanismos como la palabra cachimbo,) traídos a América luego de la extinción de los taínos. Sin embargo, al igual que los pocos taínos que quedaron en la isla, los esclavos africanos que llegaron a la isla dejaron sus huellas en el lenguaje local. Entre las Lenguas africanas son las que más han influenciado el dialecto dominicano, especialmente los idiomas Kongo, Igbo, y Yoruba. Esta influencia africana se encuentra en las palabras, forma de hablar, acento, el coloquialismo y entonaciones. Una teoría es que la gente de la zona de Guinea de África Occidental, junto con el Congo, se vieron obligadas a aprender y neutralizar las formas de castellano. La gente de la región del Cibao son los descendientes de esclavos fugitivos, y por consiguiente, su español tiende a ser más de una lengua criolla, similar a cómo los haitianos hablan diferente a la de uno en la capital.
El español dominicano es la variedad del idioma castellano hablado en la República Dominicana siendo dentro de sí una variedad del español caribeño. El español de la República Dominicana es un dialecto que se divide dentro del mismo en otros sub-dialectos dependiendo de la región y la clase social. Al ser una lengua rica en influencias extranjeras el español de la República Dominicana tiene influencias de varias culturas y países. De la misma manera éste puede sonar muy similar al español de Puerto Rico (español puertorriqueño) y de Cuba (español cubano), por la gran cercanía a estas islas.
En el español dominicano podemos observar el uso de arcaísmos, los cuales a pesar de no ser utilizados con frecuencia son todavía conocidos por la gran mayoría del pueblo y su uso no es extraño (ejemplos de los mismos son las palabras anafe, bregar, carátula, malmara, etc.). De la misma manera el dialecto dominicano usa varios términos denominados indigenismos de gran popularidad en la riqueza del idioma. A pesar de tener una populación indígena completamente extinta, estos términos quedaron marcados. Muchos dicen que los indigenismos dominicanos provienen del único taíno restante en la isla de la Española, Enriquillo, que a pesar de ser de ascendencia taína estaba ya completamente hispanizado.
El español dominicano, igual que el criollo haitiano y los demás dialectos del Caribe, tiene muchas influencias de varias lenguas africanas, una característica que comparte con varios idiomas criollos de esa región. Los idiomas que se cree que más influenciaron el español dominicano son los idiomas twi, yoruba, wolof, y especialmente los idiomas kikongo e igbo.
Las ultracorrecciones son un fenómeno popular dentro la clase rural que al tratar de pronunciar una palabra de manera correcta o aceptada se crean fenómenos como los siguientes:
Se trata de reponer eses suprimidas en finales de sílabas y se cometen errores: la mocas, sobre lo posos. Y a veces hay palabras que obtienen una s adicional, cambutera: cambustera, refitolero: refistolero, nítido: nístido, etc.
Supresión de la j, por temor al aire campesino del habla en la que se mantiene la h aspirada: beúco (bejuco), coín, (cojín)