Compartir en facebook->> Compartir en FB
Ads next

Cómo desarrollar el hábito de la escritura

Cómo desarrollar el hábito de la escritura
Lo primero: La lectura es un proceso que produce desgana en la persona debido al trabajo que le tienes que emplear.  Antes de leer los consejos para desarrollar el hábito de la escritura, tienes que estar dispuesto a esforzarte, ya que los procesos creativos lo necesitan. Mi primer consejo es:
Divide el trabajo en pequeñas tareas
Divide y  vencerás.

Gracias a dividir el trabajo, verás el proceso de escritura mucho más sencillo de lo que realmente es y no te pondrás las típicas excusas de “No tengo Tiempo” o “Lo dejaré para otro día” o peor aún, abandonarás para siempre el objetivo por el que decidiste escribir.
Este consejo no solo te servirá para el hábito de la escritura, sino que además es uno de los hábitos básicos de la productividad que te ayudará en todas las facetas de tu vida.
Implementa el hábito
Tienes que escribir mucho, todos los días a ser posible. Solo así mejorarás notablemente tus resultados y harás el proceso más sencillo y rápido.
Para realizar este proceso creativo como es la escritura, tendrás que estar más que acostumbrado a escribir todos o casi todos los días si puedes. Por ejemplo, si decides escribir cada semana no estarás acostumbrado a escribir, lo que hará que se te quiten las ganas de escribir o hacerlo a duras penas porque no has implementado el hábito.
Lo mejor que puedes hacer es, en el caso de los blogs, escribir un post cada día, y en caso de los libros, una página por día (a no ser que quieras escribir más). Perorecuerda, se trata de tener constancia, de nada sirve empezar escribiendo 10 post la primera semana si luego paras de hacerlo. Decide cuanto escribirás a diario o cada dos días.
Buen lugar (y si quieres música ambiental)
Para escribir necesitas estar muy concentrado y, ¿Cómo lo vas a estar en un mal entorno para la escritura? Es decir, un entorno con excesivo ruido, mala iluminación, con muchos trastos etc. Para concentrarte nada mejor que un entorno tranquilo, limpio y ordenado,
sin ruidos y con buena iluminación para rendir lo máximo posible. Si no fuese así, el mal entorno reduciría nuestra creatividad.
También otro consejo que funciona muy bien es el de poner música ambiental mientras escribes, ya que de algún modo hace que te concentres más y hace el proceso más llevadero. También, la música ambiental te ayudará a bajar tus niveles de estrés, te hará más creativo y reduce los pensamientos negativos.
Escribe en tu mejor momento del día
Hay quién tiene mucha energía nada más levantarse de la cama, y a medida que pasa el día ésta desciende. Pero también, existen las personas que empiezan el día con desgana y a medida que pasa van adquiriendo más energía. Dicho esto, para escribir tienes que elegir el momento que mejor se adapte a ti.
Si eliges escribir en tu mejor momento del día, estarás más motivado y con más ganas para escribir, y eso se notará en los resultados. En cambio, si eliges malamente el momento en el que escribes, puede deparar en peores resultados y hacer más tedioso el proceso de la escritura.
No interrumpas un momento si estás inspirado
Cuando estés en un momento de inspiración, no interrumpas ese proceso (si es posible) aunque tuvieras planeado descansar o realizar otra actividad después de ese momento.
Aprovecha los momentos de inspiración al 100% y escribe todo lo que se te venga a mente. Si interrumpes ese momento creyendo que después de tu descanso volverá esa inspiración, puede que estés equivocado y que no te vuelva a venir. Al interrumpir tus momentos de inspiración realizando otra actividad, tu cerebro desconectará e irá olvidando poco a poco la información que podías haber escrito en ese momento, haciendo que cada minuto que pase sea más difícil volver a conseguir esa inspiración.
Si te bloqueas, desconecta un rato
Si llevas unos minutos pensando y ves que no escribes nada o lo que escribes no es bueno, realiza otra actividad unos minutos y después vuelve a escribir.
Es importante que el tiempo de descanso no supere los 10-15 minutos, ya que si lo supera, posiblemente sigas descansando o alargues el descanso, pero no solo eso, también podrás perder el estado de concentración que tenías. Lo que yo te recomiendo es que, en esos minutos, vayas a caminar, leas un libro, escuches música y/o estires.
Muchas veces, al desconectar unos minutos, dejas que tu cerebro se “renueve” y que tenga las ideas más claras para cuando reanudes tu tarea.
Crea un ritual
Antes de sentarte a escribir, crea un ritual a realizar. Por ejemplo, dúchate o meditaantes de ponerte a escribir.

El crear un ritual antes de escribir hará que tu cerebro asocie ese ritual con la lectura, así que cada vez que hagas ese ritual, tu cerebro se pondrá en estado escritor ;).
Pero no solo un ritual antes de empezar a escribir, sino también después de escribir. Al acabar de escribir, date una pequeña recompensa por el esfuerzo y tiempo que has invertido. Una pequeña recompensa, tal como 30 minutos de jugar con videojuegos, algún aperitivo que no suelas comer… y cosas así, pero acuérdate, una pequeña recompensa.
Evita la obsesiva perfección
Y mi último consejo de este post: evita la búsqueda obsesiva de la perfección.
La perfección es su justa medida no es mala, de hecho, como ya sabéis, es buena. Es beneficiosa debido a que mejora la calidad de nuestros contenidos, sobre todo los pequeños detalles como son la gramática, signos de puntuación y el formato del texto.
Otra cosa es cuando la buscamos de una manera obsesiva. Nadie es perfecto, y tienes que saberlo, no busques la perfección a la hora de escribir, simplemente escribe y déjate llevar.
No revises cada frase que escribes sin haber terminado el post o el capítulo, como consecuencia perderás mucho tiempo corrigiendo los pequeños detalles y errores. Lo que tienes que hacer es utilizar la técnica del repaso, que como ya habrás intuido es la de revisar el texto una vez terminado, así no perderás tiempo ni romperás tu estado de concentración corrigiendo detalles.
Conclusión
Nadie dijo que fuera fácil, pero si haces lo que otros no están dispuestos a hacer, podrás vivir el resto de tu vida como otros no puedes vivir.

Sigue escribiendo diariamente, con esfuerzo e implementa el hábito, así mejoraras tu capacidad de redactar haciendo el proceso más rápido y sencillo.
Por: Iván Acosta