Compartir en facebook->> Compartir en FB
Ads next

Origen de Los Idiomas Según la Biblia

Origen de los idiomas según la biblia
Según la Biblia, en el relato del capítulo 11 del Génesis, hubo un hombre llamado Nimrod, el cual quiso construir una enorme torre que pudiese llegar hasta el cielo. Este hecho era contrario al propósito de Yahveh.Para evitarlo Yahveh (Jehová) "confundió el lenguaje de toda la gente que estaba allí para impedir que sigan construyendo la torre, y así los esparció sobre la faz de la tierra". Por eso la torre quedó con el nombre de Babel que significa confusión.

Ahora, pues, descendamos y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero. Génesis (11,7
La Biblia nos dice que el lenguaje fue un don de Dios dado al primer hombre. Adán no tiene que realizar todo un proceso de aprendizaje, pasando por etapas de balbuceos, gritos o gruñidos, antes de pronunciar la primera palabra correcta, sino que en el mismo acto creador le es infundida una lengua perfecta y compleja.
Inmediatamente, el padre de la humanidad es capaz de comprender órdenes verbales, de hablar con su compañera, de poner nombre a todos los animales -los zoólogos saben bien lo difícil que puede resultar esta labor- y de comunicarse con Dios.
Según el primer versículo del capítulo 11 de Génesis, parece que “toda la tierra era de una misma lengua...", pero esto no duró mucho; cien años después del diluvio universal, el Creador efectuó un milagro de juicio.
Los hombres se rebelan contra El, los descendientes de Noé no quieren obedecer el mandato de Dios de "llenar la tierra" (9:1) y Dios tiene que actuar. Confusión instantánea y total del primitivo lenguaje, para que no se pudieran entender unos con otros y no tuvieran más remedio que dispersarse.

Historia de los idiomas
Los idiomas, son los sistemas de comunicación, que poseen los países y a veces las regiones y grupos étnicos, los cuales en su totalidad, son sistemas verbales. O sea, todos los idiomas que se pueden llegara a encontrar en nuestro planeta, son verbales. No así, escritos, aunque por supuesto los idiomas más hablados o importantes si lo son. Ya que no todos los idiomas que se llegan a hablar, poseen un sistema de escritura formal. Esto ocurre generalmente, con los dialectos internos, de algunos países del oriente y Oceanía.
Origen de los idiomas

Con la invención de la escritura fue posible comenzar a registrar, para la posteridad, datos e información. Cientos de textos bíblicos han sobrevivido hasta nuestros días, lo que demuestra el cuidado de Dios para que Su Palabra se preservara fielmente a través de la historia de la humanidad. (Primera Epístola de Pedro 1:25).
Gracias a ello, millones de personas en todo el mundo pueden leer, con las posteriores traducciones, las Sagradas Escrituras en su propio idioma vernáculo, aunque la Biblia no haya sido escrita en las lenguas actuales sino en otras muy antiguas, ya que en su elaboración participaron personas provenientes de distintas épocas y naciones.
Tres son las lenguas originales en que fue escrita la Biblia: Hebreo, Arameo y Griego.
• Hebreo: la mayor parte del Antiguo Testamento fue escrita en esta lengua, la de los descendientes de Abraham. Una característica interesante para el mundo occidental es que este idioma se lee en sentido inverso al que estamos acostumbrados, es decir, de derecha a izquierda.
• Arameo: partes del libro de Daniel fueron escritas en esta lengua, muy parecida al hebreo, pues era el idioma oficial durante el Imperio Persa. Se sabe que fue muy popular en la región de Palestina, utilizada en el comercio y las relaciones diplomáticas, hasta los tiempos del Nuevo Testamento. Asimismo, según algunos estudiosos, fue hablada por Jesús. En la actualidad se usa en Malula, una aldea de Siria.
• Griego: el Nuevo Testamento fue escrito en el llamado griego común o popular, que era la lengua que se hablaba durante ese período histórico en el Imperio Romano de Oriente.
Cuando hablamos de traducción de la Biblia nos referimos a la totalidad de los libros que la componen. Actualmente se puede decir que la Biblia está disponible en más de 2,300 idiomas alrededor del mundo, sin contar las porciones y testamentos que también han sido traducidos a cientos de dialectos.