Compartir en facebook->> Compartir en FB
Ads next

Gastronomía de Francia


Gastronomía de Francia

La gastronomía francesa es reconocida a nivel mundial como una de las más importantes, por su refinamiento, exquisito gusto, excelente presentación, y gracias a la variedad, que se da en la diversidad regional francesa. Otro tema que hace parte de nuestras clases de francés y con el que nos divertiremos hoy.
Como fruto de la evolución centenaria de la nación francesa, la gastronomía ha ido reinventándose, con el paso de la historia, con los movimientos sociales, políticos, o artísticos, el principal origen de las vanguardias culinarias fue situada en parís, donde residían los chefs, encargados de la realeza, figuras de alta importancia en la sociedad de la época.

Actualmente existen diferentes estilos de cocina, y con ellos muchas tradiciones regionales, por lo tanto, es un poco difícil hablar de la cocina francesa como un algo unificado, existen numerosos platos regionales que son conocidos a nivel nacional, y muchos de estos platos, tienen múltiples orígenes.
Hablando de la diversidad en las regiones, y el tipo de cocina que representa cada una, encontramos la siguiente categorización:
La cocina del noreste utiliza, mantequilla, creme fraîche, y manzanas, la cocina del sureste utiliza aceite, foie gras, setas, y armañac, en el sureste está influenciado por la cocina italiana, sirviéndose de aceitunas, finas hierbas, y tomate, el norte por su parte se encuentra influenciado por los belgas, se sirve de la patata, carne de cerdo, judías, y de la cerveza, y la cocina del este con influencias alemanas se sirve del tocino, las salchichas, y la cerveza, estos son solo algunos,  también existen otras regiones, que cuentan con sus propios productos para la elaboración de la famosa alta cocina
Los productos agrícolas como el queso, el vino, la carne, entre otros, ocupan un lugar excepcional en la cultura francesa, con numerosos productos regionales, que portan una etiqueta, calificados como productos de agricultura biológica.  Como podemos ver, la cocina francesa tiene productos y orígenes realmente calificados y especializados para obtener el nombre con el que es reconocida a nivel internacional, la alta, exquisita y refinada cocina.
En el año de 2006 un grupo de reconocidos chefs comienza la lucha por que la cocina francesa, haga parte de la lista del  Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, el grupo estaría compuesto por: Paul Bocause, Alain Ducasse, Pierre Troisgros, Marc Veyrat, y Michel Guérard, en 2008  el presidente de la republica Nicolas Zarkozy, apoya esta solicitud, exponiendo que es el país que tiene la mejor gastronomía del mundo. Finalmente el 16 de noviembre de 2010, por un comité intergubernamental de LA UNESCO, que se encontraba reunido en Nariobi  la capital de Kenia, es otorgado este reconocimiento.
 “Le Repas Français” (La Comida Francesa),entonces hace parte de la lista del Patrimonio Cultral Inmaterial de la Humanidad, distinción que se le otorga al ritual de la mesa, a una práctica habitual social, a la etiqueta que debe existir, una cena que debe estar compuesta por el aperitivo, la entrada, el plato fuerte, con carne o pescado, acompañado de verduras, quesos, y el postre, recetas cuidadosamente seleccionadas, de acuerdo con los vinos y alimentos que se comen con un gesto especifico en el olfato y el gusto, y que deben ser presentadas en una mesa decorada. Trabajo que es reconocido a nivel mundial.  

Hay que destacar la huerta francesa, su variedad ganadera y los productos lácteos, especialmente sus más de 400 variedades de quesos. Los más famosos son Brie, Roquefort, Camembert y los de cabra.
Cada región posee su propia riqueza gastronómica, por ejemplo de Alsacia hay que destacar el foie gras, choucroute (col, patata y beicon), la quiché y tarta flambeada. En la zona del suroeste, el cassoulet, confit de pato y setas preparadas de diferentes formas. En Bretaña se recomienda el pescado, el marisco y las crepas.
La mantequilla y la crema son la base culinaria en Normandía, donde los quesos son los reyes, sin olvidar el marisco y los postres de manzana.
Borgoña, ofrece los caracoles preparados de diferentes formas, como por ejemplo al ajo y la ternera, además de su vino que es el protagonista del evento más importante de la vendimia cada año.
De Lyon, destacar el salchichón, pollo con nata, la pularda trufada, entre otros.
Provenza ofrece una cocina típicamente mediterránea en la que podemos encontrar variados tipos de pescados a la parrilla ensaladas variadas, hierbas de provenza, sopa de pescado, etc... Ea la zona norte se puede probar los gofres, la carbonada de buey a la cerveza y la anguila 'au vert'.
En cuanto a la bebida, la estrella de Francia son sus vinos, las grandes regiones productoras son Borgoña, Burdeos y Champagne, aunque también encontramos buenos vinos en los valles del Loira y del Ródano y en Provenza.